Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?
Dulce familia

Dulce familia

El comeback de Florinda Meza a la comedia es uno de los atractivos centrales de una película que, a pesar de su superficie azucarada, no ahorra en mala leche.

Por: shuidobro Foto: Videocine 10. May. 2019
0

Por Sergio Huidobro / @sergiohuidobro

No se puede culpar a quien tenga dudas razonables respecto a Dulce familia (2019): la primera impresión publicitaria es la de un batiburrillo de colores pastel, personajes que rozan la caricatura y running gags acerca del sobrepeso, los atascones mexicanos de comida y la obsesión con la figura. Por eso, hay una sensación de confort y sorpresa cuando estas expectativas se rompen y dan paso a una comedia con una aceptable dosis de mala leche e ironía, no tanta como para espantar al público más o menos homogéneo de los centros comerciales, pero sí la suficiente para sorprender al público ocasional que acuda con la sensación de ver algo que ya vio más de una vez, en diferentes idiomas, con diferentes elencos, en tonos ligeramente distintos. 

Dulce familia cuenta la historia de un matriarcado mexicano en el cual el poder se ejerce a través de la relación con la comida y el cuerpo. No es que las flacas tengan ninguna autoridad sobre sus parientes con más relleno; lo que otorga un relativo dominio sobre las hermanas o hijas es la capacidad de autocontrol y la habilidad para ocultar los complejos de la vista de los demás. Tami (Fernanda Castillo) vive aceptablemente en paz con su cuerpo, pero la perspectiva de una boda dentro de dos meses la obliga a bajar unos 10 kilos para poder usar el vestido de bodas de su madre (Florinda Meza), lo que representa una suerte de herencia simbólica del poder matriarcal. Curiosamente, este primer desencuentro de Tami con el sobrepeso que nunca le ha importado, la pone en desventaja frente a sus hermanas (Regina Blandón y Paz Bascuñán), mucho más infelices, aunque también más sibilinas cuando se trata de ocultar sus profundas frustraciones.

Videocine

No hay que sentir incomodidad si alguien en este punto está pensando en Shakespeare: Dulce familia bien puede leerse como la enésima adaptación pop de El Rey Lear, ese otro mito sobre la enemistad entre tres hermanas en las que la más sincera y noble —y al inicio, parece que la más babosa— pierde una y otra vez hasta que, al sincerarse frente a su padre el rey y enfrentarlo, termina victoriosa. Pero sucede que en esta variante con melcocha y crema batida, el rey es reina y lleva la figura de Florinda Meza, quien aborda este comeback con una entrañable (aunque un tanto exagerada) capacidad para reírse de si misma: una actriz entrada en ños que vive del recuerdo de una fama pasada que le sigue aportando regalías sin decidirse a aceptar que sus mejores años quedaron muy atrás. Es una mezcla insólita de la Gloria Swanson de Sunset Boulevard con la mismísima Doña Florinda en los eternos años de reciclaje de El chavo del ocho o Chespirito.

Dulce familia no escapa de algunos de los tics más cansinos de la comedia mexicana reciente, como el uso excesivo de música incidental, la insistencia en presentar subtramas caricaturezcas o de una tendencia a rematar cada secuencia con un golpe de efecto. Sin embargo, estos puntos perdidos son compensados con la naturalidad chispeante de la debutante en cine Vanessa Díaz (sobrina millennial, feminista intuitiva, rellenita orgullosa y rebelde sin cupcakes) o de Regina Blandón como una suerte de empresaria motivacional en contra del sobrepeso.

Videocine

Aunque su público quede limitado al de los seguidores de sus actrices (“limitado” es un decir, dada su popularidad comercial) y su estética sea la usual en películas de su género sin tomar ningún riesgo, Dulce familia esconde suficientes sorpresas y desvíos como para volverla una opción atractiva en su registro. Aquí hay más de una actriz tomando riesgos importantes con personajes que no parecen exigir ningún riesgo, y eso se agradece y, si se tiene la suficiente disposición, se disfruta. En el panorama reciente de la comedia comercial, es un aliciente más que suficiente para entrar en su juego.

+ Lo mejor: La capacidad triunfal de Florinda Meza para ironizar sobre su propio pasado y figura pública. Contrario a lo que sucede en el grueso de las comedias corales de años recientes, el elenco mantiene una química equilibrada que, la mayor parte del tiempo, funciona. Una sorpresa adicional es que los momentos emocionales funcionen incluso dentro del tono general de farsa.
– Lo peor: Los elementos que desentonan, lo hacen en serio, como el estridente personaje de Vadhir Derbez o la secuencia inicial protagonizada por Regina Blandón. Algunas subtramas parecen escritas con un pulso menos hábil que las protagónicas.
? Dato curioso: Los (varios) kilos ganados por Fernanda Castillo son auténticos, no prótesis, maquillaje ni truco visual. Quien tenga la oportunidad de verla aquí y en la puesta en escena Hermanas, al lado de Arcelia Ramírez, comprobará que es una actriz que no le pone trabas a los retos físicos, independientemente del material o el género de su trabajo.

> Veredicto: Palomera

Dulce familia
México-Chile, 2019
Dir. Nicolás López
con Fernanda Castillo, Florinda Meza, Regina Blandón, Paz Bascuñán, Vadhir Derbez
Estreno en México: 10 de mayo, 2019

Videos

antonio gaona sofia sisniega mentada de padre
Videos Antonio Gaona y Sofía Sisniega hablan sobre Mentada de padre
mujercitas-trailer
Videos Mujercitas: Primer tráiler
peliculas-y-series-100-rotten-tomatoes
Videos Producciones en español con 100% en Rotten Tomatoes
el juego de las llaves trailer
Videos El juego de las llaves: Tráiler

Te puede interesar

mentada de padre critica
Críticas Mentada de padre
historias de miedo para contar en la oscuridad critica
Críticas Historias de miedo para contar en la oscuridad
la noche de las nerds critica
Críticas La noche de las nerds
infierno en la tormenta critica
Críticas Infierno en la tormenta

Comentarios