Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

Una historia de fantasmas para los amantes de las crisis existenciales

Por: Foto: Póster de Lake Mungo 10. Sep. 2020
0

¿Una película de terror da miedo si solo te hace llorar? Lo más probable es que sí

“Siento que algo malo pasó, aún no me ha alcanzado, pero ahí viene…”

Lake Mungo (2008) no es una película aterradora, es una película triste que nos hace sentir aterrados porque alguna vez, por más imposible que parezca, vivimos algo devastador. No es una película de terror normal y no pretende serlo, pues hay… ¿qué? ¿Dos momentos de verdadero espanto en la cinta? 

El miedo que nos quiere transmitir es más interno, más sutil, un miedo que llega a nosotros en olas que crecen a medida que avanzamos en la película y entendemos lo que en verdad está sucediendo.

Esto no es como REC (2007), donde todo es una secuencia de acciones intensas que cada vez nos ponen más y más en tensión. Tampoco es como Está Detrás De Ti (2014), que sencillamente juega con nuestras ansiedades y nos obliga a desconfiar de todo a nuestro alrededor. Es una curiosa cinta que pasó completamente desapercibida por todo el mundo y que, si somos suertudos, habrá llegado a nosotros para amarla u odiarla.

Lake Mungo no necesita de zombis ni de monstruos camaleónicos para contar su sobrenatural historia, una llena de depresión, negación e inconclusiones. Es un horror diferente, uno que hace falta muchísimo en el panorama actual de las películas de terror.

Cuando el cadáver de Alice (Talia Zucker) es encontrado, su familia es la primera en hacer todas las preguntas imaginables. ¿La asesinaron? ¿Se suicidó? ¿Cómo llegó ahí? ¿Qué le pasó a la dulce niña que días antes estaba compartiendo con sus seres queridos? 

Es normal cuestionarnos la realidad de las cosas cuando la fría llamada de la muerte llega, en especial si estamos en el proceso de perder a alguien que amamos. Esta simple historia, cargada de dolor, incertidumbre y negación, es lo que mueve Lake Mungo.

Vestida de documental, la película nos lleva por las vidas de una familia rota que apenas comienza a recoger los pedazos de normalidad que dejaron por el suelo de su hogar. 

Tenemos a la clásica madre devastada por perder a su hija, al padre que quiere hacerse el duro para mantener juntos a todos y al hermano mayor que lucha entre sufrir y consolar a los más grandes de la casa… y entre ellos, ida pero siempre presente, está Alice, con dulces 16 años y con muchos secretos a punto de ser revelados.

Este ensamble es todo lo que necesita la película para transmitir lenta, pero abrumadoramente sus terroríficos mensajes. El primero, y el más importante, siendo que nadie escapa la muerte, y algunas personas tienen la desdicha de verla venir, como nuestra difunta protagonista. Pero, ¿qué es más espantoso que morir?: lo que dejamos atrás después de hacerlo. 

A través de entrevistas, material de archivo y grabaciones caseras, comenzamos a hilar ciertos puntos extraños de la vida de Alice, quien hasta el último momento intentó lidiar con la inescapable sensación de que su vida iba a terminar, le gustara o no. 

Su madre, June (Rosie Traynor), lucha por no dejarla ir mientras que su hermano, Mathew (Martin Sharpe), se las arregla para crear videos paranormales falsos, motivando a más de uno a buscar el cierre que tanto merecen, no sin antes toparse con un secreto perturbador que Alice guardó con mucho cuidado (el cual no arruinaremos para ustedes, queridos lectores). 

Y como si fuera poco, también nos topamos con los ecos fantasmales de una adolescente que, por encima de todo, solo deseaba poder ser comprendida por alguien en sus momentos de desesperación.

Lake Mungo intenta ponernos en los zapatos de una familia rota, de personas que no entienden su situación y que solo buscan respuestas. Busca trazar una línea entre lo que el público espera de una historia de terror y lo que la vida puede hacer terrorífico. 

¿Quién necesita fantasmas cuando el humano da mucho más miedo? De ahí surge gran parte de lo tétrico, de nosotros, de cómo una madre se niega a aceptar la realidad, de cómo un joven se atreve a falsificar evidencias del más allá y de cómo una niña fue capaz de enfrentar sola a la muerte con tal de no preocupar a sus seres queridos más de lo necesario. 

La película también pone sobre la mesa la posibilidad de que cuando llegue nuestra hora, nadie podrá ayudarnos. Es final y definitiva, no importa qué tanto queramos combatir. Sin embargo, este mensaje es transmitido con un tono muy surreal, pues en más de una ocasión se nos muestran escenas que rozan lo imposible: ¿viajes en el tiempo?, ¿encuentros cercanos del tercer tipo?, ¿fantasmas en la chimenea? 

¡La pobre familia Palmer no deja de sufrir por la inevitabilidad de la muerte y todas sus consecuencias sobrenaturales! Y ni siquiera son ellos los que fallecieron, así que imagínense lo terrible que debió ser para Alice todo el asunto.

Aunque sí hay cosas que son muy cercanas al horror de vivir, como, por ejemplo, el dolor de no darnos cuenta que un ser querido está al borde de la muerte. Podríamos tratarlo como un comentario sobre el suicidio o las enfermedades mentales, pero de cualquier forma es algo que todos, como seres humanos, hemos vivido. 

Una madre que no puede ayudar a su hija a luchar contra su propia muerte debe lidiar con eso por el resto de su vida, un hijo que no puede sacar a su madre de la depresión tendrá que enfrentar las consecuencias tarde o temprano; una familia que se niega a seguir adelante solo podrá sumergirse cada vez más en el dolor de haber perdido a alguien. 

¡No son temas tan descabellados! Vemos cosas similares en nuestro día a día, y ciertamente la cinta hace un buen trabajo en retratar esos personajes que resuenan con cualquier audiencia.

Y como si fuese poco, Lake Mungo propone una perspectiva aún más trágica a toda su trama, sugiriendo que después de morir, después de dejar de estar con los que amamos, aún nos mantenemos estáticos en nuestros hogares, viendo en silencio como la gente sufre por nosotros o se ve obligada a irse para siempre, dejándonos atrás, abandonando la idea viva que tenían de nosotros en sus mentes y adoptando la fría y cruel realidad de que, ciertamente, no vamos a regresar por más que queramos. 

¿Cómo no sentirse mal ante la idea de que Alice sigue pulsando en la realidad? Distante, pero presente. 

Ver cómo nuestra familia se aleja, saber que la muerte se acerca; tener nuestros secretos revelados; quedarnos atrapados en la soledad; lidiar con la pérdida de lo que más queremos; descubrir verdades devastadoras y sufrir por el simple hecho de vivir. 

Una historia que puede transmitir todo eso no puede ser mala.

Videos

the vast of night trailer
Videos The Vast of Night: Traíler
da 5 bloods trailer
Videos Da 5 Bloods – Hermanos de armas: Tráiler
los ultimos dias del crimen trailer
Videos Los últimos días del crimen: Tráiler
lovecraft country trailer
Videos Lovecraft Country: Tráiler
Sector Cine
Podcast El cine mexicano en Cannes y en “la nueva normalidad”

Te puede interesar

Noticias 5 increíbles películas sobre vampiros que seguro nunca has visto
Noticias 7 películas de terror asiáticas que no te dejarán dormir
Noticias 5 películas que podrás ver en el festival Cinema Queer México para celebrar la diversidad
Noticias 5 Razones por las que How I Met Your Mother es mucho, mucho, mejor que Friends

Comentarios

Una historia de fantasmas para los amantes de las crisis existenciales

10