Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

El actor, guionista y director Jim Cummings habla sobre su aclamada película ‘Thunder Road: Juntos en la tormenta’, su origen en el cortometraje y el vínculo tóxico que une a la cultura mexicana con su personaje en el filme.

Por Jim Cummings Thunder Road

En 2016, el joven director independiente Jim Cummings conquistó al Festival de Cine de Sundance con su tercer cortometraje, en el que el cineasta encarnaba a un oficial de policía que, aún informado y con una grabadora rosa como única compañía, decidía rendir un homenaje a su fallecida madre interpretando la popular canción “Thunder Road” de Bruce Springsteen.

A pesar de que recibió constantes comentarios de alargar la historia de su aclamado cortometraje, Cummings se negó a siquiera pensarlo. Dirigió media decena de cortometrajes más y se involucró en la producción de dos miniseries de televisión. Sin embargo, la anécdota de Thunder Road siempre siguió como una posibilidad en su carrera.

Después de ajustar su trama, tomando al cortometraje como una base dramática y no como su fin, Cummings presentó Thunder Road: Juntos en la tormenta (Thunder Road, 2018), un encantador drama indie sobre un oficial de policía (Cummings) que tiene que reponerse de la muerte de su madre, volver a su trabajo y tratar de ser la mejor influencia para su pequeña hija.

Sin embargo, el camino hacia la redención del nervioso protagonista (disléxico, temeroso y consternado) se llena de situaciones que Cummings representa como largos monólogos en los que se desnuda el interior del personaje, convirtiendo cada una de las patéticas experiencias vividas en un recorrido catártico.

Aprovechando el estreno en cines de la película, Cummings habló con Sector Cine sobre el proceso de construcción de Thunder Road, su origen en el cortometraje, su miedo a no poder hacer una película como 8-Mille, Bruce Springsteen y el vínculo cultural que podría unir a su personaje con el público mexicano.

Sector Cine (SC): La idea de Thunder Road, más de la película que el cortometraje, es realmente interesante porque partes de un momento un tanto patético para contar la redención de un hombre. ¿Qué tenías en mente cuando delineaste a este personaje y la situación por la que atraviesa?

Jim Cummings (JC): Me di cuenta que cuando los “tipos duros”, como policías o soldados en Estados Unidos y probablemente en todo el mundo, tienen problemas psicológicos o están lidiando con el duelo no suelen admitirlo; pretenden que todo está bien y eso es horrible. Creo que puede ser muy doloroso para alguien que está lidiando con el duelo, sin buscar ayuda o aceptar que no saben lo que están haciendo.

Eso es muy tóxico y quería hacer una comedia sobre ello, porque puede que haya “tipos duros” que vean la película y vean a mi personaje y que piensen “eso es ridículo, yo no haría eso”. Solo quería hacer algo sobre este tipo de hombres que son incapaces de aceptar que necesitan ayuda y lo divertido que resulta eso, porque es claramente peligroso desde afuera.

SC: Y ¿en qué momento te diste cuenta que el cortometraje podía convertirse en una película y no solo ser parte de una historia sino la base de esta?

JC: Eso fue un año después de que el cortometraje ganó Sundance. Por un largo rato pensé que esto no podría convertirse en una película; le decía a mis amigos y familiares que el resto de la película sería muy aburrido, porque la escena del funeral sería el clímax de la película. El resto de la película, que llevaría al espectador a ese momento, sería verme teniendo una mala relación con mi madre y luego ella muere. No quería que la película fuera eso, una especie de 8-Mille: La calle de las ilusiones (8-Mille, 2003), la película de Eminem. Digo, lo de Eminem es muy bueno; 8-Mille es una muy buena película, yo no sé si sería capaz de hacer algo así.

Pero un año después de ganar Sundance comencé a pensar que lo mejor sería mover la escena del funeral al principio de la película. Al ponerlo al inicio de la película, el resto sería hacer que le agrade a mi hija de nuevo después de humillarme en el funeral. Pensé que eso lo haría más interesante, porque hablaría sobre el ciclo de criar a una hija. En lugar de hacer una película sobre la pérdida y el duelo, sobre ser un niño que pierde a su padre, sería más interesante hacer eso con generaciones más jóvenes, mi generación tratando de criar a la siguiente generación. Sabía que hacer una película sobre este tipo siendo padre, en lugar de ser un niño, además sería divertido. Así fue que empezó este ciclo completo de narrativa muy similar a lo que se hizo en el cortometraje.

SC: En la película y en el cortometraje “Thunder Road”, la canción de Bruce Springsteen, tiene un peso importante en el duelo del protagonista. ¿Por qué elegiste esta canción para interpretar en la escena del funeral?

JC: Sí. “Thunder Road” es este increíble himno estadounidense para una generación mayor a la mía; para la generación de mi madre. De hecho es una de las canciones favoritas de mi madre. Ella siempre habla del poder de esta canción para convencer a las personas a cambiar su vida, huir de sus pequeños poblados e ir a la ciudad; seguir el gran sueño americano. Así que, cuando comencé a pensar en esta historia, supe que tenía que ocupar “Thunder Road”, era la canción indicada. Pasó cuando planeé el cortometraje y cuando pensé en la película.

Pero fue hasta que empecé a filmar la película que descubrí que la canción habla sobre este sujeto que quiere convencer a esta chica a subirse a su auto y cambiar sus vidas. Pensé que sería genial hacer una “nueva versión” de la canción en la que no hablamos sobre un adolescente convenciendo a una adolescente, sino en un canto donde un padre le habla a su hija. Ahí fue cuando la canción tuvo otra resonancia para mí, “diablos, esto es mí Thunder Road”. El tipo oía esta canción como una canción de cuna y fue hasta ese punto, cuando descubrió que ya no podía seguir con la vida que tenía, que decidió escucharla y hacerle caso. Me parece una hermosa y divertida deconstrucción de la canción de Bruce Springsteen. Porque, bueno, siempre regresa uno a Bruce.

SC: Justo esa escena es una muestra perfecta del tono que tiene la película, que no es completamente dramática ni una comedia al 100% ¿Qué tan difícil fue alcanzar ese balance?

JC: Fue muy difícil. Hay un tipo muy específico dentro del género cómico, como en las películas de Pixar, que son películas de aventura muy divertidas para niños donde te ríes todo el tiempo, pero después te presentan una humanidad que te hace llorar. Amo ese tipo de películas. Por otro lado, hay comedias negras que son sobre cosas terribles que hacen bromas sobre cosas terribles. Y también están estos dramas que no tienen nada de comedia. Quería unir estos tipos porque, como miembro de una audiencia, es en esos casos cuando empiezas a generar atención. Hacen que todo sea complicado y desastroso, dramático y chistoso; de otra forma pierdes muchas oportunidades de atrapar a tu audiencia.

jim cummings thunder road

Vanishing Angle

SC: Volviendo un poco a tu conexión materna con Thunder Road ¿Qué tanto hay de ti en la historia de la película?

JC: Bueno, estoy divorciado. Mi esposa me dejó en 2014, eso es probablemente lo más autobiográfico que hay en la película; no tengo hijos, mi mamá sigue viva. Pero creo que hay ciertos aspectos de mi vida que sí utilicé en la película. Por ejemplo, mi papá sí suele decir “Si me ves luchando con un cocodrilo, ayuda al cocodrilo”, que es uno de los diálogos de mi personaje. Hay un montón de pequeñas cosas que pertenecen a mi vida. Creo que la cosa más cercana a mí es que el novio de mi ex esposa se llama Chris y el novio de mi ex esposa en la película también se llama Chris. Así que cuando digo “cuidado cuando cruces las vías, no querrás que un maldito tren arrolle a Chris” estoy sutilmente mandando al carajo a los dos Chris. Pero eso es todo, no hay mucho más de mi vida en la película.

SC: Y ¿Chris está bien? ¿Se cuida cuando cruza las vías?

JC: (Risas) Sí, Chris está bien.

SC: Además de escribir, dirigir y protagonizar esta película también la editaste. Al tratarse de un proyecto tan personal y en el que estás tan involucrado ¿qué tan complicado fue ese proceso?

JC: Editarla no fue tan complicado, porque no teníamos nada de dinero. Además, tuve tantos amigos detrás de la cámara viéndome actuar que siempre pude saber cuando logré hacer lo que buscaba. Hacía una escena y si no recibía una respuesta, lo volvíamos a hacer pensando en que podría hacerlo mejor. Y si, cuando lo volvía a hacer, llegaba a ese punto donde lloraba o generaba lo que estábamos buscando, paraba y decía “bueno, creo que la tenemos”; luego mi cinefotógrafo me decía “si, creo que si la tenemos” y avanzábamos. Así que cuando llegamos a editar la película no había mucho que cortar, no había muchas escenas que no iba a ocupar, salvo una o dos.

También hice la película en forma de podcast. Grabé toda la película haciendo a todos los personajes poniendo música y sonidos de fondo, y se la di a los actores y el equipo de producción para que todos supieran cómo sería la película antes de rodarla. El tono de las escenas, qué tan largas serían las tomas largas que teníamos en mente, así que la película ya estaba básicamente editada desde un principio. Sabíamos a dónde ir, cómo hacer las bromas que queríamos hacer, cómo llegar a lo que buscábamos.

Claro que en la sala de edición vi algunas escenas y pensé que estaba muy loco o muy sobreactuado, pero tuve la fortuna de rodar con enormes amigos con los que podía decir, “bueno, hagamos esto una vez más, pero como si esto fuera la vida real”.

jim cummings thunder road 2

Vanishing Angle

SC: En Thunder Road, al igual que en otros de tus trabajos en cortometraje, realizas muchas tomas largas, de hecho hay largas escenas en las que la cámara no se detiene hasta que la acción termina. ¿Cómo fue que decidiste qué escenas se filmaban así y que otras no lo necesitaban?

JC: Para las tomas largas depende. Cuando escribo, escribo en mi computadora directamente en el formato de un guion; pero cuando filmo, lo hago viendo las circunstancias. Veo qué tan larga necesito que sea la escena pensando si puede ser una larga toma (long-take), porque este tipo de tomas ayudan a que el público se sienta dentro de la escena. Es básicamente usar todas las herramientas cinematográficas que tenemos disponibles para atrapar a la audiencia lo mejor posible.

SC: Después de su estreno, Thunder Road ganó en SXSW, fue un éxito en Francia e impulsó tu carrera entre los estudios de cine independiente. ¿Cómo has aprovechado todo eso?

JC: Soy muy afortunado. Tengo un equipo de cuatro productores con los que he crecido profesionalmente, ellos son maravillosos y cuando no estoy dirigiendo o escribiendo algo, estoy ayudando a otros directores o produciendo pequeñas películas que tuvieron dificultades para conseguir financiamiento. Básicamente soy cabeza de una pequeña compañía, voy a una oficina todas las mañanas y trabajo para seguir haciendo películas.

Filmé una película sobre hombres lobo para un estudio a principios de año. Actualmente la estoy editando entre llamadas y entrevistas. Después fui a Carolina del Norte a actuar en una película de franquicia y en noviembre trabajaré en Los Ángeles para iniciar una película que dirijo, escribo y protagonizo.

SC: Thunder Road finalmente estrenará en México. ¿Qué te gustaría que el público mexicano encuentre en tu película?

JC: Estoy muy emocionado por ello. Las audiencias mexicanas tienen un gran sentido del humor. Lo sé, vi Nacho libre (2004) en Utah entre un público mayoritariamente mexicano y fue increíble, porque ellos se reían y enamoraban de este personaje. Dramáticamente México tiene los mismos problemas que los Estados Unidos sufre en cuanto a la masculinidad tóxica con hombres que sufren muchísimo estos problemas porque son incapaces de hablar sobre sus sentimientos, y en el rubro de la comedia, creo que compartimos la misma sensibilidad en cuanto a qué tan ridículas pueden ser las figuras de autoridad cuando se equivocan. Ver a alguien que, se supone, está a cargo del control ser un completo idiota es muy divertido para nuestras dos culturas. Estoy emocionado.

jim cummings thunder road 3

Vanishing Angle

Thunder Road: Juntos en la tormenta ya está disponible en cines mexicanos.

Videos

la liga de los 5 trailer
Videos La liga de los 5: Primer tráiler
las leyendas el origen trailer
Videos Las leyendas – El origen: Teaser tráiler
soul pixar trailer
Videos Soul: Primer tráiler
Perdida Jorge Michel Grau
Videos Perdida: Tráiler oficial

Te puede interesar

carlos carrera director
Noticias El cine como parte de la cultura mexicana: Entrevista con Carlos Carrera
polvo jose maria yazpik
Noticias Polvo: Entrevista con José María Yázpik y Mariana Treviño
Jirón Taboada
Noticias Jirón y el misterio detrás de la película perdida de Taboada
Pennyworth serie
Noticias Pennyworth: La vida antes de Batman

Comentarios

Thunder Road: Entrevista con Jim Cummings

10