Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?
Macaulay Culkin sonriendo de pequeño.

Millennials: no volverán a ver igual ‘Mi pobre angelito’ después de esta reseña

Por: Foto: Macaulay Culkin - Mi pobre angelito (Home Alone, 1990) 25. Jul. 2020
0

30 años después de su estreno, ‘Mi pobre angelito’ es una metáfora de cómo sobrellevar la adultez para todos los que crecimos viendo la cinta.

Hace un mes The Washington Post publicó una nota titulada: La generación con menos suerte en la historia de Estados Unidos: los millennials. En ella, gráficas sobre la recesión económica desde 2008 y la creciente incertidumbre económica en 2020 por el Coronavirus han hecho de los millennials, la generación que enfrenta más problemas en el país del norte

 

Pero la pandemia ha golpeado fuerte en todo el mundo, no solo en Estados Unidos, lo que coloca a la generación nacida de 1981 a 1996 a enfrentarse a más problemas económicos que la generación ‘Lost’, su paralelo de hace 100 años (los nacidos entre 1883 y 1900), quienes vivieron todos los horrores de la Primera Guerra Mundial en sus años de juventud. Con esto no queremos decir que todas las demás generaciones no se vean afectadas, pero los millennials son en este momento la fuerza de trabajo más grande en el mundo. 

 

Es quizá por eso, entre otras razones, que mucho se ha hablado de la falta de interés de esta generación por crecer y llegar a la edad adulta, incluso aunque todos ya estén ahí. Según la consultora financiera global Deloitte, en una encuesta hecha durante estos meses en el confinamiento de la pandemia, los millennials enfrentan mayores niveles de ansiedad al pensar en su futuro: financiero, de gastos en salud física y mental, y proyectos profesionales. 

 

Mirar hacia atrás y recordar “buenos tiempos” ha sido una válvula de escape para esta generación, y el cine ha sido uno de esos “viajes en el tiempo” que los anclan a ese brillante pasado que alguna vez fue. Son perfectas máquinas del tiempo que hacen mucha justicia a los memes que usan la leyenda “Éramos felices y no lo sabíamos”.

 

Por todas estas razones recordamos a uno de los íconos cinematográficos fundamentales para los millenials. Con él se fantaseó la idea: “qué pasaría si me quedara solo y me librara de todos mis horribles familiares, la gente que me molesta y las situaciones incómodas”. Home Alone o mejor conocida como Mi pobre angelito en México ha sido revisitada por distintos sitios especializados en cine y planteada como una metáfora de la vida adulta del millennial. Veamos por qué:

Kevin gritando al aplicarse el bálsamo after-shave

 

  • Es la historia de un niño que cree saber cómo es un adulto.  

 

Ya dijimos que la generación millenial va de 1981 a 1996, así que el estreno de la cinta en 1990 cayó justo en esos años en los que los primeros millennials tenían una edad similar a Kevin (Macaulay Culkin en la cinta) quien contaba con 8 años de edad, mientras que los nacidos en años posteriores crecieron viendo ese referente que no faltaba todas las vísperas de navidad, por lo menos en México en el Canal 5 durante el horario estelar de algún sábado por la tarde. 

 

Esa “fiesta decembrina” llamada Mi pobre angelito que veíamos todos durante las vacaciones de invierno era el momento justo para poder disfrutar de nuestro tiempo libre y reír con Kevin cuando decidía tomar su propia casa y protegerla a toda costa. Pues la cinta reflejaba cómo sería nuestra vida sin adultos, pero sobre todo, cómo resolveríamos los problemas de la vida cotidiana si desde niños tuviéramos que hacernos responsables de nuestro destino. 

Macaulay Culkin en Mi pobre angelito 2: Perdido en Nueva York

Y la respuesta es muy fácil: tomando venganza de los adultos. ¿Por qué un niño de 6 años tendría un arma para defenderse de los ladrones que quieren entrar a su casa?. Sí, Kevin nunca acude a la policía, nunca hace alguna llamada a un familiar cercano o busca asilo con algún vecino. ¿Esperan que creamos que además de los adultos que vemos en la cinta, el niño no tenga ningún otro referente a quién acudir en caso de emergencias? Sí, sabemos que su deseo de desaparecer a sus padres, hermanos, primos y tíos se hizo realidad, pero en una de las escenas, antes de dormir en la cama de sus padres, toma una foto familiar, la besa y le desea buenas noches. 

 

No se trata de un niño valiente, sabe perfectamente que su familia no volverá y aún así decide no acudir a otros adultos por ayuda, sino que se hace consciente de su situación y toma las riendas de su propia vida. Con sus propios recursos libra la batalla con los ladrones que intentaron entrar a su casa y cuando las cosas se ponen muy difíciles, desea a sus padres de regreso. Se da cuenta que no puede con la vida de adulto y se siente liberado cuando su madre entra por la puerta y lo abraza. Millennials, ¿ya se sienten identificados?

 

La cinta representa libertad 

 

Cuando nos volvemos adultos nos damos cuenta que quizá éramos más felices de niños. Las responsabilidades no eran de vida o muerte, no existían deadlines más que en la escuela, y si los sobrepasabas, lo peor que podía pasarte (aunque ahora lo pensemos con despreocupación) es que reprobaras. 

 

Pero pensemos en un niño. Estresado con las manos sudorosas y con la boleta de calificaciones en las manos, irremediablemente llegando a casa para entregársela a sus padres y que la sorpresa sea un disgusto que se eleve a gritos, llamadas de atención y hasta lágrimas de decepción.

 

Según el sitio de cine The Take, cuando Kevin, el protagonista de Mi pobre angelito se da cuenta que vive solo y se alegra de que su familia desapareció, al celebrarlo comiendo lo que más le gusta y transformando la casa en un parque de diversiones, el niño tiene una visión distorsionada de la adultez: “Uno se imaginaría que cuando se es adulto tienes la libertad de poder hacer solo cosas divertidas, cuando quieras y por el tiempo que quieras”. No tienes a los molestos padres y adultos diciéndote qué hacer, cómo actuar, qué comer, cómo vestir y cómo hablar todo el tiempo. No hay una figura amenazante que quiera acabar con tu paz y te imponga límites.

Joe Pesci y Daniel Stern en Mi pobre angelito 2: Perdido en Nueva York

Ahora sí, puedes ir al super y comprar cosas que realmente te gustan como los mac and cheese, el helado y toda la comida chatarra que se desploma de las bolsas de Kevin cuando va de camino de regreso del supermercado. 

 

Es un mensaje para el adulto interno de todos los niños que vimos la película 

 

O para el niño interno de todos los millennials que ya son adultos. Prepararse para crecer, ¿qué significa eso? 

 

En la cinta vemos como Kevin se comporta como un adulto, fuera de no tener un trabajo de jornada completa y ganar dinero, lo vemos aprendiendo a ser autosuficiente, y sobre todo, a vencer sus miedos. El niño de 8 años logra una mayor madurez emocional que la que reflejan sus padres, a quienes vemos fallando como adultos durante toda la película. 

 

Solo cinco años después del estreno de la cinta, el dr. Daniel Goleman publicó una obra titulada ‘Inteligencia emocional’, en la que se explican cuáles son las herramientas para poder unir la razón y los sentimientos, y cómo hacerlos trabajar en conjunto. Kevin desarrolla inteligencia emocional durante el periodo que está solo en casa. 

Macaulay Culkin sonriendo de pequeño.

 

No aprendió a comportarse como uno de los adultos que lo rodeaban, aquellos que lo llamaron “tonto” o “error irremediable”. Sino que aprendió a buscar alternativas (aunque un tanto sádicas) para enfrentar sus problemas emocionales y físicos. Quizá la muestra más grande de su inteligencia emocional sea cuando descubre que su vecino, el viejo Marley, a quien él y sus hermanos temían por las terribles historias que se hablaban sobre el anciano (haber matado a su hijo con una pala y enterrar a su familia en su jardín trasero), es un señor con un gran corazón quien visitaba a su nieta en la iglesia mientras cantaba villancicos. Acercarse a su vecino demostró más que valentía, un reconocimiento de que su miedo era completamente infundado. 

 

Si naciste entre 1983 y 1990, quizá valga la pena que vuelvas a mirar la cinta. Porque a pesar de encontrarnos en uno de los peores momentos que ha enfrentado la humanidad en los últimos años, puede que muchos de tus miedos solo sean infundados, como los de Kevin.  

Videos

the vast of night trailer
Videos The Vast of Night: Traíler
da 5 bloods trailer
Videos Da 5 Bloods – Hermanos de armas: Tráiler
los ultimos dias del crimen trailer
Videos Los últimos días del crimen: Tráiler
lovecraft country trailer
Videos Lovecraft Country: Tráiler
Sector Cine
Podcast El cine mexicano en Cannes y en “la nueva normalidad”

Te puede interesar

los olvidados cine mexicano en los años 50
Noticias Las 5 películas que retratan la realidad más cruda de México
Noticias La gente está encontrando muchas referencias a Jodorowsky en el nuevo video de Lady Gaga
Noticias 7 series nominadas a los Emmy 2020 que no te puedes perder
Noticias ¿Quién es el villano de Disney más malo? Una nueva edición de Monopoly los pondrá a prueba

Comentarios

Millennials: no volverán a ver igual ‘Mi pobre angelito’ después de esta reseña

10