Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

Los años azules: Entrevista con Sofía Gómez Córdova

Por: shuidobro Foto: FICG 20. Ene. 2019
0

Platicamos con la directora Sofía Gómez-Córdova, quien presenta su ópera prima, Los años azules.

Por Arantxa Luna / @holasoyarantxa_

Después de ser reconocida con el premio a Mejor dirección en la edición 33 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), la directora y guionista mexicana Sofía Gómez Córdova presenta en salas nacionales Los años azules, su ópera prima que explora las posibilidades de la empatía y la comunidad a través de un grupo de desconocidos que comparten una casa. Ellos, con sus sueños y temores, descifrarán la imponente transición de la juventud a la adultez.

“Quiero que sepan que voy a estar mejor sin ustedes”, una frase que resume la relación de los personajes, ¿cómo fue su construcción? ¿cómo fue la escritura del guion?

La construcción de los personajes partió de referencias de nosotros mismos y de amigos cercanos que conocimos el guionista y yo cuando tuvimos la experiencia de vivir con roomies y de compartir ese tiempo de incertidumbre y búsqueda de identidad. A partir de eso fuimos tomando otras decisiones basados estrictamente en la ficción para hacer un cuadro lo suficientemente contrastante. Queríamos que cada uno de los personajes pudiera, de alguna manera, representar nuestros defectos y vulnerabilidades, pero que también tuviera cualidades para que, a la hora de complementarse, pudiera generar dinámicas interesantes.

Además, con los actores trabajamos improvisaciones, trabajo de mesa y ensayos desde años antes de filmar, de esta manera, su trabajo se incorporó al guion de modo que, un mes antes del rodaje, todavía hicimos improvisaciones y para el día 1 del rodaje había todo un trabajo colectivo.

La película está inspirada en una experiencia similar que te tocó, pero que al mismo tiempo señalas que se aleja de lo autobiográfico, ¿cómo poder alejarte de los recuerdos?

Fue un proceso difícil porque podemos estar muy arraigados a las memorias. En nuestro caso lo más importante eran las emociones: lo que nos había afectado, cómo nos sentíamos respecto a ese tiempo fue nuestra directriz. A veces había cosas que nos parecían interesantes y de las cuales estábamos muy apegados, así que nos volvíamos a mover con el fin último de llegar a esta nostalgia, a la generación de estos vínculos entre los personajes. Todo esto era lo que nos guiaba para tomar decisiones difíciles. Creo que lo importante es que todos estábamos en la misma sintonía sobre lo que queríamos lograr.

FICG

¿Te interesaría seguir explorando esta etapa de transición entre la juventud y la adultez?

Decidí hacer Los años azules porque es algo que yo sabía que podía contar de manera lo suficientemente sensata. Me interesan estas etapas de transición, pero, sobre todo, los vínculos que podemos generar con las personas. Quizá lo que más interesa es este fenómeno de la empatía entre personalidades muy opuestas.

¿Y qué nos puedes contar de la tonalidad en la película? ¿Identificas esta transición con algún color?

El azul nos conectó con la melancolía y la nostalgia sobre el tiempo. El título nació de una sugerencia que adoptamos de un amigo que estudiaba japonés. Él sabía que el concepto “juventud” se compone por los ideogramas “año”, en el sentido de un periodo, y el color “azul”. Nos pareció que era algo fonéticamente muy bello y que daba en el clavo de lo que nosotros queríamos decir: referirnos a este periodo de la vida con un dejo de nostalgia.

Los años azules se caracteriza por ser una película “pequeña” en el sentido de que en cada escena no se ven “grandes” momentos dramáticos, ¿cómo visualizaste este ritmo pausado, interno?

Nos interesaba mucho fijarnos en los pequeños detalles, aquellos que parecerían poco importantes desde una perspectiva más convencional de la narrativa, y cómo hacer que esos detalles fueran interesantes. Lo que nos conducía para allá era la empatía y el profundo cariño que sentíamos por esos personajes. A través de esas pequeñas sensaciones, los ensayos, las improvisaciones, queríamos que las personas pudieran llegar a identificarse con ellos.

Me parece que esos pequeños detalles de la vida diaria son fascinantes. Además, nosotros venimos de un contexto en donde producir cosas “más complicadas” no está siquiera dentro de la cuestión. Nos gusta pensar que esas cosas que nosotros vivimos pueden hacer películas.

¿Qué opinas sobre la presencia de este “tipo de cine” en México en donde se explora la individualidad y lo que esta significa dentro de una comunidad?

Hay películas en el país que me gustan muchísimo por eso, solo creo que son las menos conocidas. Pienso, por ejemplo, en Quemar las naves, de Francisco Franco, que fue un referente porque también habla de esos pequeños conflictos, o las de Fernando Eimbcke y Max Zunino. Son películas que ahí están y con las que mucha gente se puede identificar.

FICG

¿Qué hay de esa comunalidad de la película en lo que viviste en tu trabajo como guionista y directora?

Así como la trama de Los años azules refleja la construcción de una comunidad, hacer la película también fue la construcción de una comunidad basada en la cooperación, en un objetivo común, en muchos proyectos que fuimos desarrollando a lo largo de los años y que, sin dudarlo, te puedo decir que la película no existiría si no fuera porque esa comunidad existe y porque compartimos un objetivo en común. Mucha gente decidió añadir a la película entre sus prioridades de vida.

¿Cómo es trabajar desde la periferia y como joven mujer directora?

Para mí, nacer en provincia y estar en provincia, alejada de todo aquello que se le conoce como “industria cinematográfica mexicana”, aunado a los rasgos de mi personalidad, fue muy beneficioso porque me ayudó a acomodar mis objetivos de una manera distinta, y justo eso: entender al cine como una actividad colectiva, comunitaria para apreciar la cooperación con una perspectiva compleja. Y no era la única: este mismo sentimiento también estaba con mis compañeros porque para nosotros no era una posibilidad producirla como se produce en la Ciudad de México. En esa desventaja estaba nuestra ventaja porque nos impulsó a buscar formas alternativas.

Como mujer puedo decir que todos fuimos capaces de crear una especie de burbuja de equidad, y las personas con las que yo colaboro, hombres, mujeres, colores y diversidades, no les interesa en lo más mínimo si soy mujer o si soy lo que sea. La verdad es que ha sido muy enriquecedor y satisfactorio, agradezco infinitamente tener este equipo.

¿Cómo fue todo el proceso de tener la película y moverla para su exhibición más allá de festivales?

La verdad es que en retrospectiva todo es muy bonito, pero también muy sorpresivo porque empezó con expectativas muy acotadas de poder compartir algo con un público. Tuvimos una ruta de festivales en donde el público y la crítica nos recibió muy bien. El hecho de que podamos llegar a más gente por el país es algo de mucha alegría.

Videos

Videos Rambo, Last Blood: Tráiler
elite segunda temporada trailer
Videos Élite – Segunda temporada: Tráiler
amenaza en lo profundo trailer
Videos Amenaza en lo profundo: Primer tráiler
the morning show trailer
Videos The Morning Show: Primer tráiler

Te puede interesar

peores precuelas del cine
Noticias Las peores precuelas del cine
preparan nueva entrega de matrix
Noticias Warner Bros y Lana Wachowski preparan Matrix 4
Feratum
Noticias ¿Qué pasará con la octava edición de Feratum?
carmen maura manolo caro
Noticias Carmen Maura protagonizará el nuevo proyecto de Manolo Caro

Comentarios

Los años azules: Entrevista con Sofía Gómez Córdova

10