Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

El cineasta español Lluís Miñaro habla sobre su más reciente producción ‘Love Me Not’, protagonizada por Ingrid García-Jonsson, Luis Alberti y Oliver Laxe.

Por Lluís Miñaro Love Me Not Lluís Miñaro Love Me Not Lluís Miñaro Love Me Not Lluís Miñaro Love Me Not Lluís Miñaro Love Me Not Lluís Miñaro Love Me Not

El mito de Salomé, princesa idumea cuya relación con la muerte de Juan el Bautista la convierte en un personaje relevante en la narrativa judeocristiana, ha sido inspiración de múltiples creaciones artísticas a lo largo de los años.

Desde la construcción narrativa establecida por Oscar Wilde en su obra teatral hasta la composición musical creada por Richard Strauss en su ópera homónima de 1905, pasando —obviamente— por las adaptaciones cinematográficas a cargo de Charles Bryant; Ken Russell y Carlos Saura.

Sin embargo, la historia de la princesa Salomé pocas había recibido una actualización tan radical como la que obtiene en Love Me Not (2019), segundo largometraje de ficción del director, guionista y productor español Lluís Miñaro.

En la cinta, coproducida por la compañía mexicana Piano, Miñaro sigue situando la acción en el Medio Oriente (aunque la cinta fue filmada en el desierto de Chihuahua) pero sus personajes son distintos: Salomé (interpretada por Ingrid García-Jonsson) se ha convertido en una soldado que resguarda una prisión de máxima seguridad. La razón de su deseo es un misterioso prisionero (Oliver Laxe) acusado de terrorismo; aunque él se defiende presentándose como profeta.

Piano

El cambio de época y personajes no es la única propuesta que Miñaro ha hecho a su versión de Salomé, que no solo podría ser descrita como contemporánea, también como antibelicista y surrealista.

“Para mi era un pequeño reto poder dar la vuelta al orden en que el personaje había sido representado hasta la fecha e intentar darle otra lectura, otra manera de verla”, confiesa el cineasta en entrevista telefónica a Sector Cine.

En la siguiente conversación Miñaro, que se nota contento con la salida en México de su cita, también habla sobre la inspiración detrás del guion de Love Me Not; sus intenciones por capturar la historia de Salomé desde el surrealismo; la importancia que tuvo filmar en nuestro país y qué tipo de historias está interesado en llevar a la pantalla en cualquiera de sus espacios, ya sea como director o como productor, faceta en la que ha podido trabajar con cineastas como Albert Serra; Lisandro Alonso; Manoel de Oliveira; Naomi Kawase y Apichatpong Weerasethakul, entre otros.

Sector Cine (SC): El mito de Salomé se ha contado en infinidad de ocasiones, pero es raro verla desde una perspectiva “moderna”, especialmente una como la presentada en Love Me Not, que retoma el mito desde los huesos. ¿Cuál fue la parte más complicada de recuperar esta historia bíblica y llevarla a un contexto contemporáneo?

Lluís Miñaro (LM): Los que conocemos el mito de Salomé, lo hemos visto representado en tantas facetas, en la pintura con Caravaggio, Gustave Moreau y tantos pintores que la han reproducido; en el teatro, desde el living theatre hasta Linsday Kemp; o en el cine con su versión más tradicional. Para mi era un pequeño reto poder dar la vuelta al orden en que el personaje había sido presentado hasta la fecha e intentar darle otra lectura, otra manera de verlo. Esa era mi challenge personal.

A parte de eso, el personaje me permitía ahondar en las pasiones; en el drama familiar, que es la madre de todas las guerras. Todo conflicto empieza en el seno de la familia y luego se extrapola a la sociedad civil y así tenemos los conflictos que tenemos en el mundo. Ese personaje (Salomé) me permitía ahondar en esa faceta. Expresar, de cierta forma, el antimilitarismo, bueno más bien el antibelicismo. Poder hacer una crónica del antibelicismo y a la vez permitirme expresar cierta sensualidad, el reconciliar, por decirlo así, el erotismo con una visión plástica de las cosas, con una visión artística o intentar recrear la belleza.

love me not lluis miñaro 1

Ingrid García-Jonsson y Oliver Laxe en Love Me Not – Piano

SC: Pero Love Me Not se aferra a la humanidad de la historia, dejando de lado cierto romanticismo que podría haber en otras versiones, por ejemplo la de Oscar Wilde, parece que la cinta forma su propio universo ideológico y moral.

LM: Lo que pasa es que, la historia como la he escrito ahora está permeable a lo que sucede en la sociedad, los acontecimientos del día a día. De alguna forma te llega ese magma, te llegan esas cosas y por eso era casi inevitable actualizarlo. De ahí el que lo sitúe en un lugar como la Guerra de Iraq o en la prisión de Abu Ghraib. Digamos que la actualidad de los últimos años también está presente y el tratamiento de modernidad me interesaba porque esa era una manera de actualizar el caciquismo.

Si tienes la tragedia griega, como en el teatro, tienes un sustrato de intensidad; de sentimientos; de personajes. Está muy bien que eso lo intentes actualizar y pasarlo a la problemática del día, también depende que es un esquema que posiblemente se hace más en el teatro que en el cine. Considero que mi película es muy cinematográfica aunque pueda aparentar ser teatral; pero no es teatral es cinematográfica en el momento de ponerla en imágenes.

Aparte, una cosa te diré, hoy en día todo el mundo que hace teatro lo que quiere en el fondo es hacer cine. En cualquier obra de teatro de repente aparece una pantalla y te salen imágenes completamente cinematográficas. A mi no me molesta la idea de unir las artes, de que en una película pueda verse cierta teatralidad o que una película pueda hacer ciertas referencias artísticas como a la pintura o a otras cosas. Me parece que todas las artes vienen del mismo principio creativo y está bien que se mezclen.

SC: Hablando de referencias. ¿Cuáles reconocería como las referencias que influyeron en la construcción surrealista de esta película?

LM: Forma parte de mi bagaje cultural, también te diré. Amo el surrealismo, amo la época de Man Ray; de Dali; de Buñuel en el cine. O sea que de alguna forma eso formó parte también de mi juventud. En Cataluña hay un dicho bastante significativo que dice que unimos el seny y la rauxa que más o menos quiere decir el sentido común con la locura. De alguna forma mezclamos esas dos cosas muy natural.

Ese sustrato está presente en la película porque también está presente en mí. En mi película anterior, Stella Cadente (2014), aunque parece una historia política e histórica en sí misma, también tiene todas esas pinceladas surrealistas. A mí me va bien, porque el surrealismo también está presente en nuestras vidas, eso creo que en México se puede entender muy bien, porque forma parte de la realidad diaria. Ese realismo mágico o ese surrealismo.

El problema está en que la mayoría del cine, en ese sentido es muy tradicional, es clásico en el peor sentido de la palabra, muy lineal. Love Me Not de lineal no tiene nada. La apuesta era romper con la linealidad, hacerla fragmentaria desde el principio y que cada uno de sus fragmentos evocara a algo. De alguna manera que la energía de la secuencia anterior pasara a la siguiente y así sucesivamente, para que fuera evolucionando la película.

ingrid garcia jonsson love me not

Ingrid García-Jonsson en Love Me Not – Piano

SC: En ese aspecto México es un lugar ideal para filmar, puesto que han sido muchos los artistas que encuentran nuestro país como un escenario surrealista por naturaleza…

LM: De alguna manera el lugar donde filmas está vivo y por tanto influye. Si uno es permeable y deja que le llegue la información sutil del lugar en el que estás, de las personas con las que trabajas y del contexto físico en el que también estás, en este caso el desierto de Chihuahua, inevitablemente han de llegar aspectos que no estaban escriturados en el guion, pero de alguna forma vinieron, fue una información que vino y que se reproduce en las imágenes.

Creo en el lugar donde uno filma y en la personalidad del lugar donde uno filma. En este caso México es un país con gran personalidad y es muy diferente a otros países, de alguna forma esté presente. Aunque al final esté refinado por una visión muy europea, especialmente en el distanciamiento con lo que sucede a los personajes.

SC: Ese distanciamiento de los personajes sucede también con los actores seleccionados para representarlos. Por ejemplo, Ingrid García-Jonsson no la Salomé que hemos visto en la pantalla en otras ocasiones.

LM: Es cierto, es una Salomé atípica en el sentido de que buscaba a alguien de gran modernidad, que hoy en día tiene un aspecto más andrógino. Esa particularidad actual me venía muy bien para definir un personaje de Salomé distinto al tópico actual, ese tópico habitual de la “mujerona” pelirroja de cabellos negros largos con una gran prestación sexual.

[Esta sección contiene un ligero spoiler]

Aquí todo es más contenido, es más frío, pero también eso me sirve para el cambio de tuerca que hace al final, porque algo está ocultando ese personaje. A Ingrid (García-Jonsson) la escogí por su aspecto físico, en primer lugar y también porque era una actriz excesivamente conocida en ese momento, lo cual me permitía ese doble juego para el final. Si hubiera sido una actriz como Bárbara Lennie o alguien por el estilo hubiera sido más difícil de creer el twist que hay al final. Después también porque ese aspecto que tiene, rubio y ojos claros, es muy hebreo. Hay mucha tipología de mujeres así en Israel entonces me va muy bien para componer este personaje y sacarlo del lugar común en el que había estado hasta la fecha.

luis alberti love me not

Luis Alberti en Love Me Not – Piano

SC: ¿Cómo fue el cast de los actores mexicanos Luis Alberti y Hugo Catalán?

LM: En el caso de Luis Alberti, lo tenía fichado desde antes porque ya lo había visto en otras películas donde había participado y me había quedado con él. Efectivamente confirmó mis impresiones de que es un gran actor, muy dúctil y que es capaz de muchos registros, así que no tuve duda de que él era el indicado casi desde el primer día. Ya sabía que tenía que ser él, él tenía que ser Hiroshima.

Los otros personajes los fui descubriendo más a través de castings que hicimos en Ciudad de México, como el caso de Hugo Catalán, que sé que es muy conocido a través de la televisión, pero con el cual yo no tenía tanto conocimiento. El caso está en que me iba muy bien para representar al asistente de Ali y si te fijas en toda la película pues casi no hay ningún feo. Tengo debilidad por incorporar gente bella [risas], hay algo que me gusta de expresar la belleza de los cuerpos, la desnudez, entonces me iban bien estos actores para todo eso.

SC: Aunque Love Me Not es apenas su segundo largometraje, su filmografía como productor es tan extensa como diversa. ¿Qué es lo que le atrae de un proyecto lo suficiente para involucrarse en él?

LM: A nivel de producción he intentado mantener siempre una coherencia con lo que a mi me gusta, nunca he intentado meterme en una película por la posibilidad de éxito o fracaso que pudiera tener a nivel comercial. Si hubiera tenido en cuenta la trayectoria comercial de las películas en las que me he metido no hubiera superado la segunda.

Si he estado metido en 40 películas es por amor al cine, porque para mi el cine es algo muy importante, es algo con lo que yo viví desde que tenía 4 años. En la dictadura del general Franco, el cine era la única válvula de escape que había en mi vida. Una de las pocas cosas que me permitían soñar. Con ese respeto que le tengo al cine lo intentado mantener en la producción y, por supuesto, en la realización y la dirección. Entonces eso es lo que me mueve ante todo.

love me not lluis miñaro 2

Still de la película Love Me Not – Piano

En el caso concreto de Love Me Not, esta nueva Salomé por decirle de alguna forma, me interesaba poder vehiculizar dos conceptos: El desastre de la guerra, cómo la guerra pervierte a los individuos, los convierte en seres negativos y de alguna manera pervierte a toda la sociedad. Ese es un factor, es una crónica antibelicista. Y por otro lado, enfatizar en lo importante de la diversidad; en porqué hay que incentivar la diversidad, hay que desarrollarla porque es parte de la riqueza que existe en este planeta. También hay una diversidad sexual o de género, me interesaba también enfatizar la faceta de género y de ahí que le diera la vuelta al personaje de Salomé para verla desde una perspectiva no utilizada hasta la fecha.

Era para mi un reto, ponerme al borde del precipicio porque era un mito clásico muy consolidado e intentar verlo de otra manera, tenía que haber cierto atrevimiento para intentar verlo de otra manera y funcionara. Ese es el atrevimiento que me permití, porque para mí el cine debe ser renovador, incluso enriquecedor a nivel de lenguaje cinematográfico. Sino, pues ya tenemos ese 80% del cine, el cine hegemónico, el cine norteamericano con historias muy bien contadas, muy bien realizadas, hechas con mucho dinero. Eso, a mí me ha dejado de interesa. Como cineasta me interesan más otras propuestas como las que pueda tener cualquier país latinoamericano, México, Argentina, Brasil, Uruguay. Me interesa más ese cine que el cine domesticado que surge desde la gran industria.

Love Me Not ya está en carteleras mexicanas.

Videos

ana serie trailer
Videos Ana: Tráiler
la casa de las flores 3
Videos Lo que sabemos de la tercera temporada de La casa de las flores
la casa de papel 4
Videos La casa de papel – Cuarta temporada: Tráiler
jungle cruise trailer
Videos Jungle Cruise: Tráiler
Sector Cine
Podcast Encierros, plataformas de streaming y el peso del Covid-19 en el mundo cinematográfico

Te puede interesar

Noticias “Podemos juzgar a las historias que contamos”: Johanna Murillo
mariana di girolamo ema
Noticias Ema: Entrevista con Mariana Di Girolamo
eduardo sacheri entrevista
Noticias Eduardo Sacheri: La mente tras El secreto de sus ojos
barbara lopez entrevista
Noticias Una chica desenfrenada: Entrevista con Bárbara López

Comentarios

Love Me Not: Entrevista con Lluís Miñaro

10