Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?
© Konstantin Malkov | Dreamstime.com

Influenza AH1N1: La crisis que detuvo al cine en México

Por: Foto: © Konstantin Malkov | Dreamstime.com 22. Abr. 2019
0

¿Cómo afectó la epidemia de influenza AH1N1 de 2009 al cine en México?

Por Sector Cine / @SectorCine

Han pasado diez años exactos desde esa noche. El 23 de abril, después casi catorce días y noches llenos de mensajes, noticias y comunicados oficiales acerca de la dispersión del virus H1H1, José Ángel Córdova Villalobos, entonces secretario de Salud del gobierno de Felipe Calderón emitió un mensaje nocturno en donde ordenaba el cierre de todas las escuelas, desde kinder hasta universidades, hasta nuevo aviso; al día siguiente, el entonces jefe de gobierno del Distrito Federal (ahora Ciudad de México), Marcelo Ebrard, ordenó detener por diez días la actividad nocturna de bares y discotecas.

Titular de La Jornada del viernes 24 de abril de 2009 – La Jornada Online

En las horas posteriores a la declaratoria de emergencia, unos 2 mil 700 restaurantes de la capital mexicana cerraron las puertas, después de que se anunciara una cifra de mil 300 casos notificados, con 103 muertes confirmadas y 400 más aún en hospitales. La Secretaría de Salud decretó una orden que iba a dejar paralizada y pasmada a la industria cinematográfica mexicana: el cierre hasta nuevo aviso de las 4 mil 369 salas que funcionaban en ese momento en el país. Era como una película mala de Roger Corman o Roland Emmerich, pero estaba sucediendo ahí afuera, al otro lado de la ventana.

Imagen de portada de La Jornada del lunes 27 de abril de 2009 – La Jornada Online

Entre esas salas, casi la mitad pertenecían a Cinépolis, cuyo director general, Alejandro Ramírez, era también presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (CANACINE), pero ni siquiera el poder acumulado de ese doble papel como representante gremial y como líder empresarial de los exhibidores le permitieron mover ni un milímetro las intempestivas medidas tomadas por el gobierno ante la epidemia.

Las películas que la influenza sacó de cartelera

El 24 de abril, nueve películas tenían programada su salida comercial. Entre ellas, las mexicanas Cochochi, de Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán y Wadley, de Matías Meyer, así como Igor, una cinta animada basada en la historia del personaje jorobado y Paraíso Travel, de Simon Brand, una co-producción EUA-Colombia que era, junto a las mexicanas, el plato más interesante de una cartelera que incluía puro estreno de catálogo o serie B: Vigilancia extrema (Unter Kontrolle), Experimento mortal (Crazy Eights), el drama histórico Los niños de Huang Shi, la comedia Te quiero, brother (I Love You Man) y un rockumental sobre Iron Maiden.

Acababan de quedar atrás las vacaciones de Semana Santa, que dejaron buenos números para estrenos de corte infantil y juvenil como Otra película de huevos y un pollo o Monstruos vs Aliens. Cuando se declaró la pandemia –unos días antes del cierre de salas– cuatro películas mexicanas estaban dando buenos rendimientos en taquilla, lo que no era común en 2009: Amar a morir de Fernando Lebrija, Cosas insignificantes de Andrea Martínez, Desierto adentro de Rodrigo Plá y la segunda versión de El libro de piedra, de Julio César Estrada, se mantenían en salas como opción para públicos muy distintos; la recaudación de las cuatro se vería detenida de golpe.

En una entrevista para Proceso, Alejandro Ramírez aseguró que todas las películas programadas para estrenarse del 25 de abril en adelante serían calendarizadas de nuevo, buscando el menor daño posible y evitando hacerlas coincidir en su primer fin de semana con los blockbusters de verano, en la medida de lo posible. El caso más lamentable fue el de Cochochi, que había tenido funciones desde el día anterior (24 de abril); al haber tenido día y medio de exhibición comercial con boletos vendidos, no tuvo opción de estrenarse desde cero después de la epidemia.

Los festivales, la Cineteca, los rodajes: cómo se paralizó industria

Más allá de los estrenos en cartelera, la vida cinematográfica en el país tuvo un alto que obligó a programadores, productores, cineastas y organizadores a librar medidas de emergencia completamente inesperadas. El Festival de Cine de Acapulco, programado para realizarse del 3 al 9 de mayo, fue temporalmente suspendido, realizándose finalmente en la última semana del mes. Más allá de los cambios en el programa de invitados y la disponibilidad de las sedes, una de las pérdidas más drásticas que tuvo el Festival fue el de todos los materiales –programas, pósters, lonas, folletos– que ya habían sido impresos con las fechas y horarios iniciales, según recuerda su entonces director, Víctor Sotomayor.

Algo similar ocurrió con el Tercer Festival de la Memoria Documental Iberoamericana (que se realizaba en Tepoztlán) y con el 29º Foro Internacional de la Cineteca, que también tuvieron que reprogramarse de un día a otro. Otro daño colateral fue el de la amplia campaña de promoción para el estreno Norteamericano de Rudo y cursi, de Carlos Cuarón; aunque en este caso la afectación no fuera cuantificable, en el equipo de promoción de CANANA prevaleció la sensación de que un velado racismo mediático había terminado por ligar a la película con la negativa imagen de México, que se extendió en aquellos días en algunos medios y en una parte de la opinión público, como un lugar insalubre, peligroso y anti-higiénico al que era mejor mantener alejado.

Todas las películas en rodaje en la capital, en ese momento, reportan haber detenido al instante sus calendarios de filmación, con la probable excepción de El mar muerto, con Joaquín Cosío y Ana Ofelia Murguía, dirigida por Ignacio Ortiz y producida por Argos y el CCC. De acuerdo nuevamente a un reportaje de Proceso, la película sería la única que continuó filmando cuando el resto de la ciudad estaba petrificada.

Las condiciones para reabrir

Finalmente, en las últimas horas del 4 de mayo, la Secretaría de Salud dio a conocer los lineamientos con los que las salas de cine podrían reabrir a partir del 5 (fuera de la capital) y el 6 de mayo (en el DF). Sin embargo aquellas instrucciones, más que relajar la enorme tensión social acumulada, enrarecía aún más el ambiente y hacía que la idea de volver a ir al cine fuera como visitar un campamento de vacunas en la crisis del Ébola:

  • Los empleados no debían trabajar a una distancia menor a 2.25 metros entre ellos ni de los clientes siempre que no fuera laboralmente necesario, como al recibir dinero o abrir una puerta. Al caminar por las áreas comunes como pasillos o escaleras, todos debían guardar una distancia mínima de dos pasos con la siguiente persona.
  • Todos los empleados de los cines debían lavarse las manos al llegar al lugar y volver a hacerlo cada cuatro horas; los cinéfilos, por otra parte, eran invitados con insistencia a frotarse las manos con gel antibacterial antes de entrar a la sala. Exacto, igual que si adentro hubiera un huevo de Alien en vez de una pantalla.
  • Lavar con cloro y desinfectar la sala con velocidad entre una y función y otra, sin excepción.
  • Mantener una distancia de dos espacios vacíos entre una y otra butaca, equivalente a los dichosos 2.25 metros, así como intercalar una fila vacía y una ocupable, reduciendo el espacio disponible de la sala (y por lo tanto, los boletos vendidos) a más o menos el 16% de su cupo natural. Sí, también si era tu pareja, hijo o abuela. Sí, también si habías ido en plan de besos: nadie al lado, nadie adelante, nadie detrás.

Productores de teatro ejemplifican cómo se verían las salas si se seguían los requerimientos promovidos por la Secretaria de Salud – La Jornada Online

Las pérdidas en números

Con estas condiciones, el 5 de mayo abrieron 3 mil 775 salas y para la tarde del día siguiente (6 de mayo), ya funcionaban las 594 restantes. Ramón Ramírez Guzmán, vocero de CANACINE en ese momento y también Director de mercadotecnia en Cinépolis, calculó en la prensa una pérdida mayor a 160 millones de pesos para la industria de exhibición en ese periodo. La cifra no incluye, por supuesto, los probables ingresos en taquilla para las películas mexicanas o extranjeras que se hubieran estrenado en tiempo y forma durante esas semanas, ni las que vieron interrumpida su corrida comercial de un día al otro. Poco a poco, la vida dentro y fuera de las salas volvió a la normalidad, dejando atrás los días de la epidemia como una pesadilla extraña que se va desdibujando en los detalles. Por un momento, parecía que las películas estaban sucediendo fuera de las pantallas, a nuestro alrededor, y que el terror era real.

Videos

ochmann talancon abuelos ligando padre
Videos Talancón y Ochmann serán abuelos en Ligando padre
rise of skywalker clip
Videos Star Wars – The Rise of Skywalker: Clip
In the Heights trailer
Videos In the Heights: Primer tráiler
la maldicion renace trailer
Videos La maldición renace: Tráiler

Te puede interesar

que fue de los actores de crepusculo
Noticias ¿Qué fue de los actores de Crepúsculo?
viernes 13 origenes
Noticias Estos son los orígenes del Viernes 13
personajes insufribles cine mexicano
Noticias 8 personajes insufribles del cine mexicano en 2019
actores mexicanos hollywood
Noticias 7 actores mexicanos que triunfaron en Hollywood

Comentarios

Influenza AH1N1: La crisis que detuvo al cine en México

10