Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

El Chavo del 8: ¿por qué seguimos amándolo/odiándolo?

Por: Foto: Televisa 20. Jun. 2018
0

Hace 47 años se emitió ‘El Chavo’ por primera vez. ¿Qué nos decía sobre las nuevas familias mexicanas y el machismo? ¿El humor de Roberto Gómez Bolaños era tan blanco como lo recuerdas?

Por Andrés Olascoaga @AndresOlasToro

Para buena parte de las nuevas generaciones, El Chavo del 8, aquel programa creado por Roberto Gómez Bolaños que inexplicablemente se convirtió en un éxito en todos los rincones de Latinoamérica, representa lo peor de nuestra televisión: situaciones burdas, chistes fáciles que rayaban en el clasismo y machismo, violencia física contra (actores vestidos de) niños y, especialmente, las limitadas opciones que el aparato televisivo mexicano ofrecía a su público.

Sin embargo, sí algo hay que reconocerle al trabajo televisivo de Gómez Bolaños fue su capacidad para entender y representar a la nueva “gran familia mexicana”, ese esquema social que variaba enormemente de lo que el cine y la televisión mexicana habían presentado hasta ese momento, por ejemplo, durante la Época de Oro. De la paternidad tradicional y dominante encarnada por Fernando Soler (en La oveja negra, entre muchas otras) y aquella vulnerable y risible con rostro de Don Ramón, no solo hay un mar de distancia, sino todo un vórtice de cambios que transformaban a la sociedad mexicana y sus familias, que se estaban reconfigurando a pasos acelerados.

Chespirito, como le bautizó el director Agustín P. Delgado en honor al talento de Gómez Bolaños comparable (según él) con William Shakespeare, inició su carrera como creativo publicitario durante la década de los cincuenta y para 1960, su capacidad cómica y argumentativa ya lo había llevado al mundo de la televisión, donde trabajó en programas de Telesistema Mexicano, el antecedente directo de Televisa. En 1968, un año difícil para la sociedad mexicana, el comediante y escritor debutó con su primer programa propio: Los supergenios de la mesa cuadrada, emitido por la cadena Televisión Independiente de México, propietaria de la señal identificada como Canal 8.

Televisa

Dados los buenos resultados en pantalla de su programa y su amplia trayectoria en teatro, el canal autorizó otro programa comandado por Gómez Bolaños. El proyecto se conocería como El Chavo y contaría con las actuaciones de Rubén Aguirre, Ramón Valdés, María Antonieta de las Nieves, colaboradores recurrentes en los proyectos del comediante, Florinda Meza y Carlos Villagrán. El 20 de junio de 1971, El Chavo vería por primera vez la luz a través de canal 8 (de ahí el posterior nombre de “El Chavo del 8”).

En el show, emitido intermitente e infinitamente desde entonces hasta nuestros días, Bolaños contaba la historia de un pequeño huérfano que vive en un barril acomodado a la mitad del patio de una vecindad. A lo largo de los 290 episodios que componen la corrida del programa, el personaje principal se enfrentaba a diversas situaciones junto a sus vecinos, desde un inofensivo juego de pelota hasta un viaje a Acapulco. Sin embargo, fuera de la tendenciosa y repetitiva estructura dramática que acompañó la historia de El Chavo, uno de los mayores logros de Bolaños fue representar a la familia mexicana en muchas de sus formas menos visibles, más allá de las familias nucleares formadas por padre, madre e hijos.

Por ejemplo, los personajes adultos del programa encarnaban a algunos de los arquetipos ocultos, antes negados por la televisión, de la sociedad mexicana: la madre soltera que buscaba casarse por primera o segunda vez, el padre viudo, la mujer en su tercera edad que decidió vivir sola (la solterona, como le decían con la menor gracia posible), el simple niño huérfano y el eterno niño que molestaba a todos. Ante las pantallas de televisión del país y en horario estelar, Bolaños presentaba, quizá sin estar consciente del todo, la recomposición que sufrieron las familias mexicanas en las décadas precedentes.

El doodle conmemorativo por los 45 años de la primera emisión, en 2016. (Google)

Diez años antes del estreno de El Chavo, el escritor Oscar Lewis había retratado a esta “familia moderna” en su libro Los hijos de Sánchez, donde un campesino viudo, mujeriego, misógino y abusivo se enfrenta a la difícil misión de mantener económicamente a su familia al mismo tiempo que su hija busca alejarse del papel de hija sumisa y abandonar a su padre. Sin embargo, y aún con la película que Hall Bartlett realizó basándose en el texto, con Anthony Quinn, Dolores del Río y Katy Jurado en los créditos principales, la magnitud de la historia de Lewis, la historia no tuvo el alcance general al que estuvo sometido Chespirito.

De hecho, Los hijos de Sánchez, igual que Los olvidados más de diez años antes, enfrentó un abierto rechazo debido a su apertura por dibujar personajes protagónicos distintos al modelo de familia nuclear, como madres solas, padres irresponsables, abandonos infantiles o “casas chicas.” Que El chavo del 8, situando a sus personajes en estas misma situaciones, haya gozado de una acogida popular sin precedentes sigue siendo un síntoma que amerita estudiarse con mayor cuidado. Una posibilidad la explica el conocido temperamento mexicano para afrontar aquello que más le causa angustia (desde la muerte hasta el cuestionamiento de la virilidad) solamente si el reflejo se le presenta bajo el filtro del humor, la sátira, la parodia o el albur. Con su conocida capacidad para repetir fórmulas y chistes hasta la náusea sin cansar a su auditorio, El Chavo del 8 invitó a millones de espectadores a reírse de los estratos populares (o de su caricatura), en vez de negarlos.

A 47 años de la primera emisión de El Chavo, no cabe duda que México ha prosperado en términos de representación en pantalla. Pero siempre será interesante recordar el caso de Roberto Gómez Bolaños y su programa de televisión, un show que, a pesar de contar con grandes rechazos y repudios preparados a priori, logró visibilizar a la familia mexicana como nadie antes se había atrevido a hacer. De la comedia no hablaremos, pero en cuanto a la figura de la nueva familia mexicana, podemos decir que Chespirito sí supo tener paciencia y visión.

¡No es un escándalo haberla filmado [sino] que todavía existan seres como ellos!: el escándalo de Los Hijos de Sánchez, extraño antecedente de la misma problemática abordada por El Chavo diez años después. Imagen de archivo.

Videos

the vast of night trailer
Videos The Vast of Night: Traíler
da 5 bloods trailer
Videos Da 5 Bloods – Hermanos de armas: Tráiler
los ultimos dias del crimen trailer
Videos Los últimos días del crimen: Tráiler
lovecraft country trailer
Videos Lovecraft Country: Tráiler
Sector Cine
Podcast El cine mexicano en Cannes y en “la nueva normalidad”

Te puede interesar

Ana Valeria Becerril Control Z
Noticias Ana Valeria Becerril, Control Z y la vida después del Ariel
paulette serie netflix
Noticias Netflix estrenará serie basada en el “Caso Paulette”
eugenio derbez emmy
Noticias Eugenio Derbez va por el Emmy
peores fracasos del cine
Noticias Los 25 peores fracasos de Hollywood

Comentarios

El Chavo del 8: ¿por qué seguimos amándolo/odiándolo?

10