Bienvenido

Sé parte de esta gran comunidad de cine en México.

Ingresa los datos y crea una contraseña
Personaliza tu experiencia
¿Ya estás registrado?

El amor como verdadero monstruo en el cine de terror

Por: Foto: Escena de Audición 29. Sep. 2020
0

A veces, los personajes más temibles y perturbadores son los que están perdidamente enamorados

Desde Alien (1979) hasta El Amanecer De Los Muertos (2004), ya dominamos todos los tipos de monstruos que el género del terror ha creado, con sus miles de iteraciones, cambios y propuestas. Sin embargo, nos atreveríamos a decir que existe una criatura que aún no tenemos bien ubicada dentro del universo del horror, una criatura que conocemos muy de cerca y, sin duda alguna, ha sido parte de las películas más inquietantes de todos los tiempos: El amor.

Sí, sí, probablemente dirán ay, ¿cómo? Pero si en las películas de terror hay de todo menos gente enamorada. Y ahí es cuando los detenemos y les decimos que están totalmente equivocados. No solo hay gente perdidamente enamorada, sino que generalmente son los villanos más temibles y perturbadores de todos. ¿No me creen? Dejen que les presento a algunos.

Primero y principal, el ejemplo más icónico de todos, Norman Bates. Desde su aparición en Psicosis (1960), este caballero ha demostrado que no se necesita ser un muñeco asesino para inspirar temor en las audiencias, solo se requiere de mucho amor y un sentido del romance retorcido que lo ha dejado completamente a la merced de sus impulsos asesinos. 

Norman no solo mató a su madre en un ataque de celos, sino que decidió adoptarla como una parte de su personalidad, conservando su cadáver y disfrazándose de ella mientras atacaba a sus víctimas. ¿Por qué? Porque ellos desarrollaron una relación muy perturbadora que rozaba lo romántico y, sin ningún tipo de corrección, se fue tergiversando hasta llegar al punto de lo monstruoso, lo vil y lo letal.

Vemos algo similar en Audición (1999), una cinta japonesa extremadamente perturbadora que se enfoca exclusivamente en la relación de un director y una actriz, la cual poco a poco va revelando los tintes oscuros que tiene cualquier obsesión romántica. Asami, nuestra villana, es la que se inmiscuye en los asuntos de su interés romántico hasta el punto de secuestrarlo, retenerlo y casi asesinarlo… todo por amor. 

¡Es una película dedicada a lo enfermizo que puede llegar a ser el romance! Si no fuese porque la antagonista de la historia NECESITA de alguien que la adore y la atienda únicamente a ella, no existiría un peligro para Aoyama, su inocente víctima. 

Incluso podemos analizar películas que no son de terror, necesariamente hablando, pero que contienen este extraño y preocupante ingrediente en sus historias. Her (2013), por ejemplo, es una cinta que explora lo adictivo y dependiente que puede volverse alguien cuando está todo el tiempo ligado a la persona que ama, sin control o limitante alguna. 

Theodore, el protagonista de esta historia, es quien nos muestra el lado contrario de la moneda amorosa, esa perspectiva depresiva, tóxica, expectante y necesitada de todas las atenciones posibles para poder mantenerse a flote. ¿Y qué pasa cuando no las obtiene? Cae en el hueco emocional más profundo del universo, y de ahí, hasta cortar pies como lo hace la querida Asami en Audición hay muy pocos pasos.

Es más, no tenemos que ir muy lejos para encontrar personajes que son decepcionados por el amor y pierden la poca cordura que tienen. Podríamos argumentar que en Ex Machina (2014) todo sucede por la promesa de un amor que jamás iba a llegar. 

Nathan, el torpe e inocente hombre que pretende entender a Ava, una brillante androide, es el primero en sufrir las consecuencias de un romance artificial, uno que lo manipula, lo vulnera y lo deja confinado a una lenta y dolorosa muerte por simplemente confiar en quién le generaba mariposas en el estómago. 

Como estas películas, hay muchas. Esta trama es una de las más fascinantes y aterrorizantes porque es una de las más realistas. Todos tenemos miedo de amar y todos, de una u otra forma, hemos sentido la ira de no ser correspondidos, la tristeza de tener un corazón roto y la impulsividad que conlleva sentir una emoción tan fuerte. 

¿Quién diría que la naturaleza humana ofrece uno de los elementos del terror más impactantes de todos? Y aún más importante, ¿por qué este tipo de trama, y este tipo de personajes, son los menos reconocidos dentro del género? Todos hablan de Chucky, de Jason, de Freddy, pero nadie habla de Max Cady en Cape Fear (1991), de Bill en Kill Bill (2003) o de Hedy en Single White Female (1992).

La poca popularidad y presencia en la cultura pop de estos temas deja mucho que pensar. Podría ser que la sociedad prefiere enfocarse en un horror que no nos sostiene a nosotros como sus creadores, tal vez sea que no nos gusta sentirnos identificados con el asesino, con la acosadora y con el depravado. 

Sea cual sea la respuesta, es innegable que el amor no es solo algo maravilloso que nos hace sentir vivos cada día, sino un perturbador recordatorio de que gran parte del mal en nuestro planeta no nace del odio ni de la tristeza, sino del amor y lo humanamente devastador que puede ser.

 

Videos

the vast of night trailer
Videos The Vast of Night: Traíler
da 5 bloods trailer
Videos Da 5 Bloods – Hermanos de armas: Tráiler
los ultimos dias del crimen trailer
Videos Los últimos días del crimen: Tráiler
lovecraft country trailer
Videos Lovecraft Country: Tráiler
Sector Cine
Podcast El cine mexicano en Cannes y en “la nueva normalidad”

Te puede interesar

Noticias Las escenas inolvidables del cine de terror mexicano
Noticias Los 12 villanos más inteligentes del cine
Noticias 10 películas en las que el bueno se convirtió en villano
Noticias ¿Dónde ver la selección del Festival Internacional de Cine de Morelia 2020?

Comentarios

El amor como verdadero monstruo en el cine de terror

10